Necesitamos de la sexualidad porque somos seres vivos y debemos perpetuarnos como especie y que trasciendan nuestros genes a lo largo de los años.

Necesitamos el afecto porque somos mamíferos y nos comunicamos mediante el roce y el contacto de nuestra piel.

Necesitamos la sensualidad porque somos seres humanos.

Hoy es el Día Europeo de la Salud Sexual. Es un día para tomar consciencia de que los seres humanos necesitamos estos tres aspectos, sexualidad, afecto y sensualidad, para gozar de unas relaciones íntimas saludables. Y por saludables, no sólo hablo de higiénicas, profilácticas, que es totalmente necesario para evitar complicaciones de salud y efectos no deseados, si no que hablo, sobre todo, de comunicación con la otra persona o consigo mismo. Hablo de respeto, de complicidad, de confianza, de creatividad… hablo de un pilar fundamental de nuestra esencia.

La sexualidad humana se puede entender sin afecto ni sensualidad. El afecto también se puede entender sin sexualidad ni sensualidad. La sensualidad está unida a la sexualidad, pero es a la vez independiente de ella.

Cuando hablamos de sexo esporádico, hablamos de sexualidad, pero cuando hablamos de pareja, tenemos que hablar de las tres. Las relaciones íntimas en una pareja, para que sean satisfactorias a lo largo de los años, deben desarrollar estas tres dimensiones: Sexualidad, Afecto y Sensualidad.

Sólo de esta manera el goce será mutuo y la búsqueda del encuentro será algo que parta del deseo individual de sentirse con el otro en la desnudez, y en la fragancia de unas gotas de perfume, y en el susurro de unas palabras, y en la caricia tenue de la piel, y en la textura de la ropa que se toca, y en la mirada dulce, y en el roce de los cuerpos, y en la escucha de la respiración a través de cada suspiro…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *