Manos que expresan

 

Conozco un grupo de mujeres que desde hace un año se reúne todos los viernes. Es un grupo de mujeres valientes. Estoy convencido de ello. Totalmente.

Tienen edades y vidas distintas, y cada una de ellas llegó con su carga y la depositó en medio del círculo que forma el grupo cada viernes. No se conocían o a penas sabían unas de otras.

Casi sin pretenderlo comenzaron a caminar juntas y a compartir sensaciones nuevas, ideas nuevas, ilusiones que permanecían ocultas y que ellas mismas siquiera recordaban. El grupo fue construyéndose a partir de cada expresión, de cada gesto, de cada silencio, de cada mirada…

El grupo se cohesionó al experimentar entre ellas sentimientos de identidad, pertenencia, filiación y solidaridad. Empezaron a sentirse seguras dentro de ese espacio común.

Comenzaron juntas a realizar acciones y a tener consciencia real de ayudar y ser ayudadas de forma recíproca.

La confianza les condujo a ser capaces de hablar de sí mismas y a compartir sus experiencias vitales, sabedoras de esa comprensión mutua desde la que fueron aprendiendo, unas de otras, a afrontar sus vidas de una manera distinta.

Entre ellas se hicieron conscientes de su capacidad para afrontar sus vidas, sin negarlas, sin huir de ellas, aceptando aquello que no dependía de ellas mismas e intentando cambiar aquello que sí dependía de ellas.

Riendo y llorando juntas.

Tendiendo sus manos con la seguridad de que siempre había alguien para recogerlas.

Se hicieron conscientes del presente como lo único real, aunque a veces sus propios pensamientos las sorprendiera ancladas en sus pasados o en sus futuros personales.

Y decidieron seguir avanzando ellas mismas como grupo… crearon su propio Facebook como instrumento de comunicación y de ayuda mutua.

Y… ya no quedan sólo los viernes…

A ellas, mi mayor respeto, mi más profundo cariño y mis palabras sencillas…

3 Replies to “TERAPIA DE GRUPO DE LOS VIERNES”

  1. …y de todas recibe nuestra más profunda gratitud por tú ayuda; por ofrecernos un espacio dónde reencontrarnos, recuperar de nosotras mismas lo que ya somos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *